Andersen ofrece la especialización de su Correduría Pública que consiste en la prestación de servicios para la solución de controversias, asesoría jurídica en materia mercantil y fe pública para la constitución de sociedades mercantiles, su transformación, fusión, escisión y liquidación.

El Corredor Público es un profesional del Derecho, cuya misión es apoyar al comercio y a la industria, mediante la asesoría, fe pública y servicios que otorguen seguridad jurídica a sus negocios mercantiles. Para su ejercicio, el Secretario de Economía faculta al Corredor Público de funciones que lo convierten en una institución jurídica, otorgándosele facultad para intervenir en todos los actos y hechos vinculados con las operaciones mercantiles, con las siguientes facultades:

  1. Actuar como agente mediador, para transmitir e intercambiar propuestas entre dos o más partes y asesorar en la celebración de cualquier contrato o convenio de naturaleza mercantil;
  2. Fungir como perito valuador para estimar, cuantificar y valorar los bienes, servicios, derechos y obligaciones que se sometan a su consideración;
  3. Asesorar jurídicamente a los comerciantes en las actividades propias del comercio;
  4. Actuar como árbitro, en la solución de controversias de naturaleza mercantil;
  5. Actuar como fedatario público en la constitución de sociedades mercantiles, así como para hacer constar los contratos, convenios y actos jurídicos de naturaleza mercantil (excepto tratándose de inmuebles), así como en la emisión de obligaciones y otros títulos valor, hipotecas sobre buques, navíos y aeronaves que se celebren ante él, así como para hacer constar los hechos de naturaleza mercantil;
  6. Para cotejar y certificar copias de documentos referidos en el Código de Comercio

Especialidades y Servicios