Enajenación de mercancías que se considera efectuada en el extranjero


En términos del Código Fiscal de la Federación y mediante las denominadas Reglas Generales de Comercio Exterior (RGCE) el Servicio de AdministraciónTributaria publica anualmente resoluciones que establecen disposiciones de carácter general reguladas tanto por la Ley Aduanera, así como por otros ordenamientos relacionados, agrupándolas y relacionándolas de tal manera que permita su claro entendimiento, manejo, identificación y consulta.

En relación con el tema que hoy buscamos analizar, es posible identificar en la hoy vigente Regla 5.2.5 (Capítulo 5.2 “Impuesto al Valor Agregado” – IVA) una disposición muy particular que contempla un supuesto de enajenación de mercancías que se podrá considerar como efectuada en el extranjero, por lo que estrictamente no se sujetaría al traslado ni al pago del IVA.

A la letra, la citada Regla 5.2.5 de las RGCE establece: “La enajenación que realicen residentes en el extranjero de mercancías importadas temporalmente por una empresa con Programa IMMEX, a dicha empresa, se considerará efectuada en el extranjero, y continuarán bajo el mismo régimen de importación temporal, por lo que únicamente, en el caso de cambio de régimen de importación temporal a definitivo de las mismas, procederá la determinación correspondiente en términos de la Ley del IVA”.

Una vez dicho lo anterior, buscaremos realizar una narrativa simple ycronológica para efectos del presente.

La Ley del IVA obliga al pago de dicho impuesto a quienes entre otros actos o actividades enajenen bienes en territorio nacional, entendiéndose para ello que dicha enajenación se efectúa en México si en él se encuentran los bienes al efectuarse su envío al adquirente y cuando no habiendo envío en el país se realiza su entrega material por parte del enajenante.

Hasta el día 31 de diciembre de 2013 la Ley del IVA establecía, entre otros supuestos, que no se pagaría el citado impuesto en la enajenación de bienes efectuada entre residentes en el extranjero o por un residente en el extranjero a una persona moral que contara con autorización para operar al amparo del hoy conocido Programa IMMEX (Decreto para el fomento de la industria manufacturera, maquiladora y de servicios de exportación), siempre que los bienes se hubiesen exportado o introducido al territorio nacional al amparo de dicho Programa y se mantuviesen en el régimen de importación temporal.

Para ese año, las RGCE contemplaban dos disposiciones de carácter general para la enajenación de bienes por parte de un residente en el extranjero a una persona moral que contara con autorización para operar al amparo del mencionados Programa IMMEX, refiriéndose aquellas a los siguientes escenarios:

Escenario I

“Que para efectos de la Ley del IVA se considerarían exportadas las mercancías enajenadas por residentes en el extranjero a una empresa con Programa IMMEX, que hayan sido importadas temporalmente con antelación por parte de otra empresa con Programa IMMEX y cuya entrega material se efectuara en territorio nacional, siempre que se realizara mediante la transmisión de pedimentos virtuales (importación / retorno al extranjero)”.

Bajo el presente escenario, por sus características claramente se observa que se buscaba amparar las enajenaciones que realizaban residentes en el extranjero a empresas en México que contaran con Programa IMMEX de mercancías que hubiesen producido empresas que llevaran a cabo operaciones de maquila.

Escenario II

“Que la enajenación que realizaran residentes en el extranjero de mercancías importadas temporalmente por una empresa con Programa IMMEX a dicha empresa no se sujetaría al traslado ni al pago del IVA”.

Como es posible observar, dichos supuestos se distinguían claramente por las siguientes peculiaridades:

I. El Escenario I contempla / implica una entrega material en territorio nacional de mercancías por parte de una empresa con Programa IMMEX a la empresa adquirente con Programa IMMEX.

II. El Escenario II hace referencia a una enajenación por parte de un residente en el extranjero a la misma empresa con Programa IMMEX que hubiese importado temporalmente las mercancías enajenadas; circunstancia que permite entender que no implica ninguna entrega material de mercancías.

Derivado de la reforma a la Ley del IVA del 11 de diciembre de 2013, a partir del 1 de enero de 2014 se contempla únicamente que no se pagaría el citado impuesto por la enajenación de bienes efectuada entre residentes en el extranjero (Escenario I).

Ahora bien, después de diversas modificaciones a las citadas RGCE el 19 de octubre de 2016 se adicionó una fracción III a la regla 5.2.6 y se derogó su segundo párrafo; lo que significaba que el antes mencionado Escenario II pasaba a formar parte de los supuestos denominados “Enajenación de mercancías que podrán considerase como exportadas” según el calificativo de la Regla 5.2.6 de las RGCE.

Lo anterior, sin que se aludiera expresamente a una entrega material en territorio nacional y, por ende, siendo inviable el transmitir pedimentos virtuales de importación y de retorno al extranjero bajo dicho escenario.

Es hasta el día 18 de diciembre de 2017 cuando se publican en el DOF las RGCE para 2018 en donde se modifica de nueva cuenta dicho ordenamiento para conceptualizar e identificar de forma individual la enajenación de mercancías a la que hemos hecho alusión en el multicitado Escenario II, mediante la asignación de un número progresivo propio (Regla 5.2.5) y bajo el calificativo de “Enajenación de mercancías que se consideran efectuadas en el extranjero”.

Quedando así su redacción de la siguiente manera: “La enajenación que realicen residentes en el extranjero de mercancías importadas temporalmente por una empresa con Programa IMMEX, a dicha empresa, se considerará efectuada en el extranjero y continuarán bajo el mismo régimen de importación temporal, por lo que únicamente, en el caso de cambio de régimen de importación temporal a definitivo delas mismas, procederá la determinación correspondiente en términos de la Ley del IVA”.

Una vez dicho todo lo anterior, es posible apreciar claramente que a través de las diferentes modificaciones a las disposiciones antes referidas, se elimina el supuesto a que hace referencia el multicitado Escenario I, el cual implicaba una entrega material en territorio nacional de mercancías por parte de otra empresa con Programa IMMEX.

Resultando así que aquellos contribuyentes que adquieran bienes tangibles que enajenen residentes en el extranjero sin establecimiento permanente en el país cuya entrega material se efectúe en territorio nacional estrictamente deberían de acogerse a lo referente a efectuar la retención del IVA correspondiente.

Siendo así las cosas, la enajenación a la que hace referencia la Regla 5.2.5 vigente al día de hoy tal vez solo debería entenderse para el supuesto en el que no exista una entrega material en territorio nacional, lo que representaría que solo aplicaría para enajenaciones de mercancías previamente importadas de forma temporal por la empresa adquirente con Programa IMMEX, quizá refiriéndose únicamente a materias primas, partes y componentes.

No obstante lo anterior, claramente nos encontrarnos ante una entrega material de mercancías en territorio nacional por parte del residente en el extranjero al poner a disposición del adquirente las mismas.

Con gusto podemos apoyarlos en analizar el tipo de operaciones que su empresa realiza, buscando servir de apoyo en la toma de decisiones en relación con aspectos estratégicos de cumplimento y control de riesgos, así como para contar con elementos que permitan la instrumentación de planes de acción tanto tácticos como correctivos.

Contacto

Marco
Antonio
Reyes
Socio líder de Comercio Exterior / Customs, Intl. Trade & VAT
Office: +52 (33) 36 40 41 31 | Mobile: +52 +1 333 815 3998
Email: marco.reyes@AndersenTaxLegal.mx